• Co-Marketers Agencia de Marketing

3 CONSEJOS PARA DECORAR TU CASA CON MUY BUEN GUSTO

1 UN AS EN LA MANGA: LA SENCILLEZ

Es más fácil acertar en la decoración cuando los muebles básicos son piezas con diseños sencillos. En el caso del salón, pon atención en el sofá, la mesa de centro o el aparador. 1. Un sofá con tapicería lisa es más agradecido que uno estampado, ya que podrás elegir los cojines sin temor a que los motivos no encajen entre sí. 2. Un sofá con tapicería clara ofrece más posibilidades que una de color llamativo (rosa, naranja, verde...), ya que podrás añadir a tu salón una butaca o una alfombra en un tono intenso sin preguntarte: ¿combinará? El color menos problemático para el sofá, sin duda, es el blanco, seguido del gris claro. 3. Un aparador o una mesa de centro discretos -de líneas sencillas- te dejarán libertad para añadir muebles de cualquier estilo en el futuro sin necesidad de cambiar toda la decoración. Las apuestas seguras: muebles sin adornos, con diseños básicos. ¿Qué acabados resultan más fáciles de combinar? El color blanco y las maderas claras, como roble o haya.


2 BUSCA LA LUZ

Una habitación oscura parece más pequeña. Además, la falta de luz hace que incluso los detalles en tonos vivos resulten apagados y tristes. Aunque no tengas un ventanal de suelo a techo, existen trucos para lograr que un ambiente parezca más luminoso con espacios abiertos. 1. Pinta el techo y al menos tres paredes en color blanco: reflejan la luz natural y la multiplican. 2. Viste la ventana con una cortina o un estor blanco. La idea es que maticen la luminosidad, no que la corten el paso. 3. Si el suelo es oscuro, busca alfombras claras que lo iluminen. Si tienen textura (lana, pelo largo, fibras...), lograrás que el ambiente, además de luminoso, resulte acogedor y cálido.



3 SENCILLEZ Y LUMINOSIDAD


En la sencillez también se encuentra el encanto. En este salón, se han escogido una serie de muebles que, en el fondo, encajan muy bien entre sí y crear una atmósfera agradable que favorece el descanso. El simple hecho de escoger un sofá chaise longue garantiza bienestar y confort. Es todo un acierto, pero también es importante estudiar la luminosidad. Cuantas más horas de luz natural se aprovechen, mayor ahorro económico y mejor calidad de vida.