• dreamprop

Elon Musk vende sus cuatro casas de Bel Air, a un solo comprador, por 60 millones de dólares

El fundador de Tesla ha vendido en lote las cuatro viviendas, propiedades que no están juntas ni comparten estilo arquitectónico, al empresario Ardie Tavangarian

Año nuevo, vida nueva, nunca una frase había cobrado tanto significado para el actual hombre más ricos del mundo, Elon Musk. El fundador de Tesla mostró en redes sociales, el pasado año, su deseo de deshacerse de todas sus posesiones materiales, una promesa que pasaba por vender las seis propiedades de lujo que poseía en Bel Air, Los Ángeles. Lo que parecía, a simple vista, una excéntrica idea más del empresario se ha convertido en una realidad con su última venta millonaria.

Fue en junio de 2020 cuando Musk comenzó su misión de desprenderse de sus bienes raíces con la venta de su propiedad más grande, una mansión con seis dormitorios y siete cuartos de baño repartidos en casi 900 metros cuadrados. El comprador, el multimillonario chino William Ding, pagó por ella 29 millones de dólares, unos 23,6 millones de euros.


Cuatro meses después le llegó el turno a una de las propiedades a las que más apego tenía, la antigua casa de Gene Wilder, el actor que dio vida al afamado Willy Wonka. Dicha venta venía con letra pequeña, ya que quien se hiciese con la vivienda de cinco dormitorios, cuatro cuartos de baño completos y un aseo no podría reformarla ni, mucho menos, derribarla para hacerse una nueva. Pues bien, la nueva propietaria, que pagó por ella 7 millones de dólares (5,9 millones de euros), no es otra que Elizabeth Hunter, esposa del sobrino de Gene Wilder, quien, por supuesto, cumplirá con dicha condición sin ningún problema.

Ahora le ha llegado el turno al resto de propiedades, cuatro casas que el magnate ha vendido en un solo lote por, nada más y nada menos, que 60 millones de dólares, unos 49 millones de euros al cambio. El comprador es el empresario Ardie Tavangarian, quien ya anunció la compra a Bloomberg en julio, aunque la venta no se ha cerrado hasta la última semana de diciembre.

Pese a que se han vendido en un solo lote, solo dos de las viviendas son contiguas y los estilos arquitectónicos de las mismas son totalmente diferentes. Así, una de las propiedades es una mansión ultracontemporánea, mientras que la de al lado es una elegante casa colonial neoclásica. Al otro lado de la calle se encuentra la tercera propiedad, un modesto bungalow de estilo tradicional y, por último, ladera abajo está el rancho modernista de mediados de siglo que ha sido remodelado en numerosas ocasiones desde su construcción.


Musk, que adquirió estas cuatro viviendas, por separado, a diferentes vendedores entre el verano de 2015 y principios de 2019, pagó un total de 55 millones de dólares por todas. Pese a que podría parecer que se ha embolsado una gran suma de dinero como beneficio, lo cierto es que no ha ganado nada, ya que a lo largo de este tiempo ha invertido grandes sumas de dinero en reformar dichas mansiones.

Aunque ya no cuenta con ninguna propiedad en Bel Air, todavía es propietario de una vivienda. El fundador de SpaceX posee una propiedad de 19 hectáreas situada en Silicon Valley, la cual compró, en 2017, por 23,4 millones de dólares (19 millones de euros). Además, su novia, la cantante Grimes, es dueña de una casa, elegantemente reformada, en el suburbio de Pasadena, Los Ángeles.

La pareja está, actualmente, viviendo en Texas, donde pretenden establecer todos sus negocios, pero la pregunta es, ¿dónde vivirán cuando viajen a Los Ángeles? Musk ha estado buscando lujosas mansiones para alquilar en algunos de los barrios más exclusivos, como, por ejemplo, una casa en Pacific Palisades cuya renta es de 350.000 dólares al mes y que, casualmente, es propiedad del empresario Ardie Tavangarian.



Fuente:ABC