• dreamprop

La impresionante casa que vendió Sarah Jessica Parker por más de US$15 millones

La protagonista de Sex and the City vendió su casa en US$15,85 millones en un barrio exclusivo de New York.

Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick, finalmente, vendieron su increíble casa en la ciudad de Nueva York. La propiedad adosada tenía un costo de US$15,85 millones que superaba la de la ficción de la saga Sex and the City. Según los registros de propiedad a los que tuvo acceso el diario New York Post, la mansión inicialmente fue adquirida con tres pisos por poco menos de US$3 millones en 2000, pero después de casarse, en 1997, la pareja invirtió varios millones en el inmueble que con el correr de los años y las adaptaciones de la famosa actriz fue ganando plusvalía. El edificio está ubicado en Charles Street, cerca de la propiedad que utilizaba en el personaje de Carrie Bradshaw en Sex and the City. El origen de la propiedad se remonta a 1905 y tiene una base de piedra rojiza y un escalón por excelencia típico de la ciudad. Está ubicado a una cuadra al este de la Quinta Avenida, junto a la mansión del CEO de BlackRock, Larry Fink, y la mega mansión cercana del cofundador de Facebook, Sean Parker. Los compradores, según los registros públicos a los que accedió el diario de Nueva York son Scott Sullivan y Anna Marrs, quienes presuntamente crearon un jardín lleno de helechos gigantes en su casa del norte de Londres. La actriz frecuentemente compartía vistas del interior de la propiedad, como la chimenea a leña en el living, la cocina, las escalinatas y el comedor. Desde el balcón, con vista al otro lado de la exclusiva calle también mostraba la tranquilidad del barrio. La venta del penthouse, cita el medio estadounidense, vino con planes del arquitecto Steven Harris para agregar un nivel con una azotea, ascensor y sótano total o parcial para un piso de "amenidades", con una sala de vinos, gimnasio, salas de tratamiento de spa, teatro y piscina. El corredor a cargo fue Matthew Coleman de Coleman Real Estate. Por lo que se pudo observar de la gran cantidad de imágenes que compartía la actriz, el inmueble tiene pisos de madera y un enorme desayunador blanco con taburetes metalizados. En otra fotografía se puede observar que la cocina tiene encimeras de mármol blanco y paredes blancas, donde la pareja tenía colgadas varias pinturas y fotografías que le daban el toque hogareño al edificio top del barrio neoyorkino. La casa también tiene una escalera blanca con revestimiento de madera en negro y un alfombrado sobre los escalones en marrón y crema. Al menos eso fue lo que dejó entrever la actriz en un posteo que compartió para mostrar los libros que estaba leyendo en los días de cuarentena estricta.


Fuente: El País